El Blog Púbico

  • Relaciones Púbicas

Beso Blanco - Primera parte.


Autor: Nor Te


Beso Blanco - Primera Parte.

Por lo general me suele costar dormir. A pesar de acabar de mudarme, mi mente sigue estando activa y necesito distraerme para dejar de pensar.


-Me encanta este estudio- Me dije a mi mismo, mientras tomaba un té frío con hielo en la ventana que daba a la calle.


No suelo ser una persona entrometida y mucho menos ‘’chismosa’’ pero las grandes ventanas de los vecinos de la acera de enfrente no pasaron desapercibidas. Soy una persona reservada aunque no tímido, y se me pasó por la cabeza imaginarme en uno de esos apartamentos con esas grandes ventanas.


-Que va, ni hablar- Soy una persona muy reservada en mis espacios como para alimentar el morbo de los curiosos.


Justo cuando iba a retirarme, un movimiento poco inusual llamó mi atención. Una de las cortinas de la ventana del segundo piso de enfrente se movieron. En ese momento la iluminación jugaba a mi favor por que en mi ventana no había luz alguna. No por que las tuviera apagadas, la compañía aun no había conectado mi servicio eléctrico y trataba de ahorrar la energía de mi móvil y mi portátil hasta el próximo día, pero no quiero alejarme de lo importante, aquella ventana.


Lo peculiar de las cortinas blancas es que al encender la luz, las siluetas de las personas pueden verse, y pude observar dos personas que parecían estar muy juntas. Me percaté que su sofá estaba muy cerca de la ventana pero no se me paso por la cabeza el hecho de que pudieran verme. Quizás el hecho de que las cortinas impedían que nos viéramos me tranquilizó, aunque para satisfacción de mi aburrimiento, ese momento era el más interesante que había tenido a lo largo de todo el día.


Parecían algo desenfrenados hasta que una mano movió las cortinas. En ese momento pude ver una mujer que posaba su mano sobre el cristal de una de sus grandes ventanas. Decidí acariciar ese momento. Parecía que su respiración cada vez era mas fuerte y acelerada mientras que con la otra mano acariciaba el cabello de otra persona. No pude ver bien quién era, solamente que parecía disfrutar allí abajo.


Los segundos transcurrían y mi ritmo cardíaco aumentaba por momentos. De repente, pude ver como aquella mujer miró hacia mi ventana. En ese momento pensé en esconderme o retirarme, pero una sonrisa algo maliciosa evitó que lo hiciera.


Aguardé unos segundos más mientras que parecía que aquella mujer disfrutaba de la situación. Mi respiración se aceleró mientras que aquella mujer cerraba y abría los ojos para ver si todavía seguía allí, mirando como las contracciones de su respiración y su cuerpo se sumergían en dos placeres diferentes hasta que fue tomada por completo por el creador de su principal placer.

En ese momento desapareció de la ventana y justo cuando iba a retirarme, apareció e nuevo, me miró, sonrió y desapareció.

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco