El Blog Púbico

  • Relaciones Púbicas

BDSM ¿QUE ES?

El término Bondage es una disciplina del BDSM, el cual consiste en atar o restringir el movimiento a la otra persona, de forma que puedas tener control total sobre su cuerpo para hacerle disfrutar ya sea con caricias, besos, lamidas, y todo lo que se te ocurra. El resto de siglas se refieren a las otras 5 disciplinas que forman el juego del BDSM, las cuales son D de Dominación y Disciplina, S de Sumisión y Sadismo y M de Masoquismo.






¿Estás pensado en probar el juego de la sumisión? Aquí está todo lo que necesitas saber...

¿Quien no ha leído o visto la película o la trilogía de 50 Sombras de Grey y ha pensado qué se sentirá, es realmente tan placentero como lo piensan? Y es que desde el lanzamiento de la trilogía, todo el tema de la sumisión, el BDSM, está más normalizado y cada vez se practica más entre parejas.

Pero aún existe un gran desconocimiento y hay muchas personas que les gustaría probar pero no saben por donde empezar o les da respeto recrear alguna de las escenas del libro. Si eres una de ellas no temas, en este artículo os contamos paso por paso como tener una noche BDSM para disfrutar con tu pareja y sin peligro.

NO INTENTES EL BDSM CON EXTRAÑOS

Lo más importante para que el bondage sea seguro, placentero y divertido es que se practique con alguien de confianza, ya que si necesitas que pare tienes que decirlo de inmediato. Por lo que no es algo para practicar en la primera cita o con tu cita de Tinder.

DEJA ALGUNAS PISTAS SOBRE BONDAGE A TU PAREJA PRIMERO

Puedes hablarle sobre el BDSM para tantear el terreno.

Otra cuestión importante que se puede plantear es.. ¿Cómo se lo digo a mi pareja? No quiero que piense mal de mi. Nunca sabemos como puede reaccionar la otra persona, por mucho que la conozcamos. Por eso os proponemos que vayáis dándole pistas, por ejemplo puedes poner una pelí que incluya esta disciplina, enseñarle algún artículo que hable del BDSM, así podrás tantear el terreno y te sentirás más cómodx al proponerle pasar una noche bondage. Además, si eliges bien qué enseñarle, es decir, que no sean temas o imágenes muy fuertes ni duras, puede ser incluso que le abras un poco la curiosidad y sea él o ella quien te lo proponga a ti.

EL BDSM NO ES SIEMPRE COMO LO CUENTAN

Adapta el bondage a tus gustos y preferencias.





Es cierto que todo lo que conocemos del bondage es muy oscuro, duro y, a veces, aterrador, pero no todo es como lo cuentan. Es cierto que es una disciplina en la que los expertos en BDSM lo llevan al límite donde reside el placer dentro del dolor, la máxima sumisión, pero no estás obligado a hacer tu sesión de esta forma.

No va a ser menos BDSM si no azotas a tu pareja con una paleta de pinchos, llevas un vestido de cuero o esposas a tu pareja con un lazo en lugar de con unas esposas con mordaza, el juego es vuestro y vosotros sois quienes ponéis las normas, los límites y elegís lo que vais a usar para dar a vuestra relación un giro de 180 grados que sin duda os unirá aún más.

LA CONFIANZA Y LA COMUNICACIÓN SON CLAVES EN EL BDSM



Los juegos de bondage en el dormitorio requieren e implican una entrega del control, por parte del compañero restringido al compañero activo. Es muy importante establecer una palabra de seguridad antes de comenzar: "Significa que todos saben que hay una confianza total en el escenario, y sabes que con sólo decir una palabra se detendrá el juego inmediatamente".



El concepto de una palabra de seguridad puede ser desalentador: "Algunas personas que son completamente novatas pueden pensar, "Si necesito una palabra de seguridad, esto debe ser un juego realmente aterrador", pero en realidad no lo es. Tenemos una palabra de seguridad para todo tipo de sexo, y normalmente es 'No'. Pero cuando se trata de un juego de fetichismo, el "No" podría no ser suficiente porque podría ser parte del juego, por eso es que hablamos de palabras de seguridad. Sabes que si dices 'Piña' a mitad del juego, las cosas van a parar inmediatamente".

Aquí es donde la esclavitud y el juego fetiche pueden incluso construir una relación y crear confianza. Otorgas a tu pareja la total confianza, pones en sus manos el límite de tu placer y dolor, no es sólo una sensación, si lo analizas es algo muy romántico.

ELIJE EL ROL SUMISO Y DOMINANTE ADECUADO


Cuando las parejas abordan el tema de la esclavitud, a menudo sienten la presión de etiquetarse a sí mismos como la pareja sumisa o dominante. Mucha gente piensa: "Tengo que elegir uno", o "Soy el tipo, así que tengo que ir a la cima". A lo largo de la experimentación, es muy posible que te encuentres con que favoreces a uno sobre el otro, o que odias dramáticamente ser un suplente. Pero cuando hablamos de principiantes y novatos absolutos, yo diría que pruebe ambos al principio".

Podéis empezar siendo sumiso uno y dominante el otro y luego cambiar el rol.

Sabemos que la gente tiende a referirse al sumiso y al dominante, pero hay una tercera categoría completamente, que es el 'cambio', y algunas personas pueden ser un cambio para toda su vida sexual. Es alguien a quien le gusta ir y venir, dependiendo de su estado de ánimo y su pareja - en una relación siempre puede ser un sub, o el sábado es un sub y el domingo es un dom. No hay nada de malo en ser un interruptor".

TOMA TU LA INICIATIVA EN EL BONDAGE


La mejor manera de hacer algo no intimidante es ofrecerse como voluntario para hacerlo primero: 'Podría decir, "Voy a usar una venda para los ojos esta noche, tengo esta gran idea - realmente quiero intentar que me des un masaje mientras llevo la venda", y una vez que lo hayas hecho, diles lo genial que fue. Es casi psicología inversa. Muéstrales lo bien que te lo pasaste mientras estabas atado, o mientras tenías los ojos vendados, y se morirán de ganas de probarlo más tarde".

NO USES UTENSILIOS DE BDSM MUY DIFÍCILES



Cuando se trata de lo esencial de la esclavitud, es recomendable empezar de manera sencilla. No empieces a traer un montón de herramientas - que pueden ser intimidantes, o complicar demasiado las cosas y convertirse más en una distracción que en una mejora". Por eso las vendas son tan útiles. La mayoría de nosotros tenemos una por ahí.

Tan pronto como bloqueas la visión de alguien, aumenta todas sus otras respuestas, así que se van a volver muy sensibles al tacto. La esclavitud es esta idea de aumentar tanto la respuesta psicológica como la fisiológica, y jugar con lo que tu cuerpo ya hace. Si le pones una venda en los ojos a tu pareja y le das un masaje, se volverá muy sensible a cada toque y obtendrá más placer de las cosas más sencillas. Además, las vendas no son intimidantes porque normalmente se pueden conseguir en materiales satinados".

Muchas personas se sienten intimidadas con las cosas que "suelen" usarse en las sesiones de BDSM. Decimos suelen y entre comillas porque cada uno usa lo que quiera, no estás obligado a llevar ropa de cuero, usar azotadores, pinchos y cadenas.

Adapta tu sesión y usa los juegos que quieras y con los que os sintáis cómodos.

Puedes Optar por un lazo para atar a tu pareja, una venda para taparle los ojos y tu propia mano para azotarle, en cuanto a la vestimenta puedes elegir por un conjunto sexy o directamente no llevar nada. Lo importante es disfrutar y estar cómodos, lo demás sobra.

Cubrir los ojos de tu pareja te da la libertad de pensar un poco más y no preocuparte demasiado por las expresiones faciales". Al crear una barrera, en realidad te estás acercando a ellos. Se trata de explorar cómo se sienten las cosas y de escuchar el lenguaje corporal del otro. Puedes observar a tu pareja y ver cómo responde a varios toques, y realmente te acercas más eliminando ese contacto ojo a ojo, lo creas o no". Si no tiene una venda en los ojos, una bufanda de seda, una corbata de camisa o un par de medias es una gran alternativa.

JUEGA CON LA ESTIMULACIÓN DE CALOR Y FRÍO



Una vez que quieras explorar un poco más, hay cosas en la casa que puede utilizar. Los cubitos de hielo son geniales para jugar con la temperatura y no necesitas comprar nada excepto una bandeja de cubitos de hielo. La miel caliente también es estupenda, y probablemente ya la tengas en el armario de la cocina, así que no necesitas salir corriendo y empezar a comprar montones de juguetes sexuales.

Aunque si quieres ir más allá, puedes optar por unos caramelos de menta extrafuerte para el efecto frío o un excitante gloss labial efecto frío y calor, para poner el broche de oro a tu noche kinki.

EXPERIMENTA CON LAS RESTRICCIONES DE EXCLAVITUD



Cuando estés listo para entrar en el "territorio oficial de esclavitud", la contención puede ser tan simple como sostener los brazos de su pareja donde quieras. Si estás encima, intenta sujetar sus brazos al colchón. Si les gusta eso puedes pasar al siguiente nivel. Sugiere algo como, 'hagamos esto de nuevo pero tal vez usemos esposas esta vez, y entonces mis manos estarán libres para hacerte otras cosas mientras tus manos estén sobre tu cabeza'. Lo mismo ocurre con los azotes, sólo usa tus manos para explorar y ver si te gusta hacia dónde vas psicológicamente con tu juego erótico'.


Seguro que cuando hemos dicho "atar a tu pareja" has pensado en usar una corbata o unas medias que tienes en el cajón, pues siento decirte que no es lo ideal. Ambas son prendas que, cuando se trata de la primera vez, pueden hacerse un nudo que sea más complicado de quitar y convertir una noche excitante en una noche ploff.

Por ejemplo, puedes optar por usar prendas que tengan velcro o clip de fácil liberación, así con el calor y pasión del momento se lo puedes quitar en un segundo y sin ningún tipo de estrés.

Con estas pautas puedes dar rienda a tu imaginación y disfrutar de la noche bondage que siempre has querido, hay un mundo BDSM entero por descubrir pero ya estás un poco más cerca. ¿Te atreves?

Fuente: Vive









3 vistas
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco